Leyendas Rojinegras

Las categorías de formación dentro de nuestra institución han sido parte fundamental dentro de estos 100 años de historia. La Academia ha impulsado a una gran cantidad de jóvenes para desarrollarse como futbolistas y cumplir su sueño de convertirse en profesionales, los cuales se han encargado de poner en alto los colores rojinegros y posicionar la cantera Rojinegra como una de las más prolíferas del país.

Producto de este trabajo en las categorías de desarrollo apareció Rafael Márquez, quien nació el 13 de febrero de 1979 en Zamora, Michoacán y que fue elegido por la afición como parte de la alineación titular de los mejores jugadores de Atlas en su primer siglo de historia. Desde corta edad manifestó su gusto y talento por el fútbol, situación que lo llevó a incorporarse a nuestras fuerzas básicas durante su niñez. 

El 19 de octubre de 1996, con tan sólo 17 años de edad, Márquez debutó en Primera División frente a Pumas. Con el paso del tiempo y por sus excelentes apariciones en el terreno de juego, se ganó un lugar dentro del primer equipo. En 1999 formó parte de la generación conocida como los “Niños Héroes”, un plantel conformado por jóvenes que logró llegar hasta la final del Torneo Verano de dicho año.

Una vez finalizado aquel certamen, Rafael Márquez emigró al fútbol europeo a sus 20 años. Tras su salida del balompié mexicano, formó parte de los clubes AS Mónaco de Francia y FC Barcelona de España, equipos donde logró levantar los títulos de liga, copa y Supercopa de ambos países,  además de dos Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes FIFA.

Tras siete temporadas en el fútbol español, el mexicano fue fichado por el New York Red Bulls de la Major League Soccer (MLS); en 2012 regresó al futbol mexicano para incorporarse al Club León, donde consiguió el bicampeonato de la Liga MX liderando el AP 2013 y CL 2014. Tras su gran papel mostrado en la Copa del Mundo 2014, Márquez regresó al fútbol europeo para formar parte del Hellas Verona.

En 2016 regresó a los Zorros, en busca deaportar su experiencia a la institución y poder ayudar a conseguir logros importantes. Durante su presentación oficial como jugador Rojinegro, Márquez aseguró que es difícil explicar el sentimiento por el equipo de sus amores, mismo que comparte con toda la Fiel.

“Es difícil de explicar, te juro que lo dices y la piel se me pone chinita de hablar de este sentimiento por Atlas. Todos los que somos fieles saben de lo que hablo”

Como resultado de su gran liderazgo dentro y fuera de la cancha, el oriundo de Michoacán se convirtió en parte esencial de la Selección Mexicana. Participó en la Copa Confederaciones 1999, Copa América (1999, 2001, 2004, 2007 y 2015), Copa Oro (2003, 2007 y 2015), y fue el encargado de capitanear al Combinado Nacional en las últimas cuatro ediciones de la Copa del Mundo.

INSTAGRAM