*

Leyendas Rojinegras

Elegido como uno de los más grandes de nuestro fútbol, se ha ganado a pulso no sólo que su nombre sea asociado con una carrera brillante llena de triunfos y marcas, sino que también sea sinónimo inmediato de Atlas.

Nacido en 1931, tenía sólo 16 años cuando fue descubierto por la directiva de Atlas en un partido del antiguo Club Imperio de Guadalajara para el que jugaba. El inmenso talento que demostró aquel día al anotar cinco goles presagiaba la brillante carrera que tendría por delante.

El mismo “Pistache” cuenta lo simple y rápido que resultó llegar a la institución luego de hacer gala de sus prodigiosas habilidades: “Me vieron jugar un domingo, firmé el lunes, entrené el martes y jugué el jueves”. Luego de debutar de la mejor manera, con dos goles en su primer partido ante Atlante, quedaron establecidos los cimientos de lo que sería una relación fructífera como ninguna otra en el fútbol de México.

Alfredo sabía que había llegado a un equipo tan grande como su ambición y talento, así ha permanecido vinculado con los Rojinegros en diferentes cargos desde entonces, durante más de 60 años.

Como jugador ostenta una marca de 61 goles anotados, posicionándose entre los más grandes artilleros en la historia de Atlas. Inició su carrera en el equipo justo una temporada después del título de 1951, pero tuvo una larga y gloriosa trayectoria hasta 1970: diecinueve años en los que ganó los campeonatos de Copa de 1962 y 1968, además del Campeón de Campeones de 1962, tuvo la merecida distinción de ser el primer futbolista que pisó la cancha del Estadio Jalisco durante su inauguración en 1960.

Naturalmente fue llamado a la Selección Mexicana debido a su capacidad ofensiva y jugó la Copa del Mundo de 1954 en Suiza. Sus dotes como entrenador los demostró incluso antes de retirarse como jugador activo, ya que desde 1965 tomaba al equipo como interino cuando algún estratega era cesado.

Ya en la década de los setenta se hizo de un nombre como director técnico de tiempo completo al llevar a los Rojinegros a las semifinales de la temporada 1973-1974. En la actualidad se desempeña como visor de Atlas a través de la República Mexicana al descubrir nuevos valores que continúen con su legado en Atlas, institución con la que mantiene un vínculo de fidelidad.

Banner wibe

LogoInstagramINSTAGRAM