*

Victoria de Cantera

17 de Abril de 2018. 7:20 pm.

Un día como hoy, pero de 2010, el Estadio Jalisco presenciaba una edición más del Clásico Tapatío, con una particularidad del lado rojinegro: el once titular que salió a la cancha del Coloso de la Calzada Independencia, estaba formado únicamente por jugadores surgidos de nuestra cantera. El compromiso, que correspondía a la fecha 16 del torneo Bicentenario 2010, resultó en un dos por cero para Atlas, con doblete de Hebert Alférez. Dos elementos que iniciaron ese partido, forman parte de nuestro Primer Equipo actualmente: Gerardo Espinoza, hoy entrenador, y Luis “Macue” Robles.

La escuadra atlista, entonces comandada por el argentino Carlos Ischia, saltó al campo con José Canales en el marco; Néstor Vidrio, Ricardo Jiménez, Darvin Chávez, Jesús Paganoni; Gerardo Espinoza, Luis Robles, Edgar Pacheco, Carlos Gutiérrez; Flavio Santos y Hebert Alférez.

“No sólo eran canteranos, era muy joven el plantel. El equipo no venía muy bien posicionado, pero todo mundo entendió lo que se jugaba ahí; todos habían jugado clásicos en inferiores, entonces eso ayudó para que se entendiera la valía de ese juego”, recuerda Espinoza.

El Estadio Jalisco, vio saltar a la cancha a los canteranos rojinegros, que disputaron con intensidad el encuentro desde el primer minuto. Tras un tiro de esquina en contra, Alférez recogió el rechace de Canales en su primer cuarto de cancha e inició el contragolpe al ceder para Paganoni, que le devolvió al de Cancún para cruzar a Liborio Sánchez en los linderos del área, a pesar de la marca del defensor rojiblanco, y poner el primero para Atlas a los 14’.

Una tarjeta roja para Ricardo Jiménez a los 35’ puso las cosas cuesta arriba para la Furia, que disputó con inteligencia el resto del duelo. “Ellos venían con buen fútbol, pero nosotros jugamos a base de dinamismo, con mucha entrega. Corrimos bastante y eso nos ayudó a solventar otras carencias que teníamos”, continuó nuestro entrenador. La primera parte terminó uno por cero favorable a Atlas.

El segundo lapso fue de ida y vuelta, pues Chivas buscó a toda costa el empate, lo que generó espacios en su zona baja. En un intento de ofensiva por parte del rival, los jóvenes rojinegros recuperaron el esférico y cedieron para Luis Robles al 67’, que relató su perspectiva desde el campo: “me muestro y me dan el balón, entonces Alférez pica al espacio y el pase que le doy me sale muy justo, baja el balón con el pecho y la cruza”; así llegó el segundo gol de los Zorros, que desató la locura en el Monumental Estadio Jalisco. 

Tras consumirse los 90 minutos, el silbante pitó el final del compromiso y los once canteranos atlistas fueron directamente a celebrar con la Fiel, asentada en la cabecera sur del Coloso. “Sin duda alguna demostramos que los canteranos levantamos la mano en los momentos difíciles e importantes; ahora no es la excepción, con varios jóvenes que están empezando en este equipo que lo están haciendo de buena manera”, finalizó el ‘Macue’. Por su parte, Espinoza sentenció que “es parte de la filosofía de Atlas: el juego de canteranos, la gente joven que se le da oportunidad y rinde en cualquier situación”.

El 17 de abril de 2010, el Monumental Estadio Jalisco atestiguó cuál es la verdadera Academia del Fútbol Mexicano.

Comunicación Atlas FC

LogoInstagramINSTAGRAM