*

(Femenil) Combinando pasiones

25 de Abril de 2018. 7:25 pm.

Lateral por la izquierda, portadora del dorsal 21 y campeona en el Premundial Femenino Sub-20, Samara Alcalá Gutiérrez, compartió con nosotros una más de sus pasiones, la música.

Desde pequeña, mostró grandes cualidades con el esférico, mismas que la llevaron a desempeñarse en las canchas, pero también, descubrió el amor por la música, en especial, por tocar el piano.

“Desde chica mi mamá me inculcó la música, en este caso por tocar el piano. Ella siempre quiso enseñarse a tocar pero por una cosa u otra no pudo, entonces cuando era niña nos llevó a mi hermano y a mí a tomar clases”.

Alcalá comenzó a tocar este complejo instrumento desde los seis años, y se mantuvo practicando con sesiones dominicales hasta los 12.

En el último viaje de Las Rojinegras a Monterrey, después del desayuno del equipo, se escuchó una melodía que procedía desde el lobby. Samara comenzó a tocar una canción en un piano que ahí se encontraba, despertando la curiosidad de sus compañeras.

“La mayoría de mis compañeras no sabían esto acerca de mí, ya hasta el viaje a Monterrey, ahí en el hotel vi un piano y me puse a tocarlo, muchas se sorprendieron de eso”.

En la música, ha encontrado una salida cuando se presentan situaciones adversas, tomándola como un momento de terapia y reflexión.

“Yo lo utilizo como mi terapia, el piano es un instrumento muy complejo, y la armonía causa muchas sensaciones, además que es mi instrumento favorito”.

“Cuando tengo algún problema o alguna situación que me está causando mucho estrés es cuando más me gusta tocarlo, lo tomo como un escape y un momento para reflexionar”.

A pesar de no tener una relación directa, Alcalá encontró en la música, un aliado perfecto con el fútbol.

“A mí me funciona muy bien, cuando tengo una situación negativa o quiero reflexionar sobre mi desempeño, ser autocrítica de que hice bien o mal, me pongo a tocar el piano y me resulta muy útil”.

Comunicación Atlas FC

LogoInstagramINSTAGRAM