Historias de Academia: Brayan Trejo

03 de Septiembre de 2019. 6:55 pm.

Para un delantero cada gol es único, pero hay uno que es aún más peculiar que los demás: el primero. Por el simple hecho de ser la que abre paso a las demás, la primera anotación de un joven como profesional se convierte en un recuerdo invaluable, que nunca se borrará de la memoria. Esa es la historia del dorsal 186 de La Academia del Fútbol Mexicano, que ante América movió su primera red en Primera División, sellando la victoria Rojinegra de tres por cero.

Christopher Brayan Trejo Morantes es originario de Guadalupe, Nuevo León, donde nació un 2 de diciembre de 1999. El menor de tres hermanos se desempeña como atacante de Atlas FC, y ha tenido un destacado paso por Fuerzas Básicas. Al día de hoy mide 1.78 metros y pesa 72 kilogramos.

“Mis papás me iniciaron a los tres años en el fútbol, para que jugara como mi hermano. Desde entonces decidí ser como él, siempre jugué en dos categorías más grandes y así se desarrolló el futbol para mí en el campo de La Tara (Monterrey)”, cuenta Brayan.

Su estadía en la Perla de Occidente comenzó hace cuatro años, cuando tras una captación de talento realizada en Monterrey, fue seleccionado para unirse a una Escuela Oficial de Atlas FC. “En ese entonces yo tenía más de medio año sin jugar, pero mi hermano fue ahí y le contó de mí al profesor. Me vieron y me pidieron que me viniera para acá. Quise buscar una oportunidad en otro lado, porque no veía algo concreto en mi ciudad y quería sobresalir y ser mejor cada día”.

Esa visoría cambiaría su vida radicalmente. Durante su desarrollo en la Sultana del Norte, la posición natural del Trejo era la defensa central, pero ante la falta de un jugador al frente para completar el cuadro, tomó ese puesto. Salió de la captación con dos tantos a su cuenta. Desde entonces, prefiere hacer goles que recibirlos.

Luego de dos años en la EOA Azteca, Brayan se integró a las filas de nuestras Fuerzas Básicas, primero en la Tercera División Premier, y luego con el equipo Sub-17, donde convirtió cuatro tantos en su primer certamen. En el Apertura 2017, ya en Sub-20, duplicó su cuenta goleadora.

Comenzó a llamar la atención del Primer Equipo atlista por sus buenas actuaciones, hasta ser considerado para tener actividad en Copa MX en el Clausura 2018. Con 56 minutos de juego, ingresó de cambio por Milton Caraglio ante Tampico. Volvió a la escuadra Sub-20 para continuar con su proceso, siendo un elemento regular en el equipo de Gerardo Espinoza.

Para el verano de ese mismo año llegarían dos momentos importantes para él. Volvió a tener actividad en Copa, esta vez ante Zacatepec. Tras entrar en la segunda parte, recibió en medio campo, arrancó dejando a dos rivales y cruzó por abajo, firmando su primera diana en el certamen. Algunos días más tarde vio sus primeros minutos en la Primera División, ante Pumas, también como relevo de Ulises Cardona.

El siguiente año comenzó como un punto de quiebre en la trayectoria de Brayan, pues en conjunto con los Zorros Sub-20 dirigidos por Raúl Chabrand, alzó el título del Apertura 2019 con 21 encuentros sin perder. A nivel individual, Trejo faltó únicamente a un encuentro y rompió el arco en once ocasiones, una de ellas en la final de vuelta ante  Rayados, que selló la corona Rojinegra. “Todos nos veíamos como hermanos. Después de dos resultados negativos, nos sentamos jugadores y Cuerpo Técnico para dejar las cosas claras. Nos pusimos metas junto con nuestro psicólogo, lo fuimos trabajando porque el objetivo era muy alto. Nuestra fuerza y unión fueron claves para llegar hasta ahí”.

Ese 25 de mayo, la familia Trejo Morantes pudo observar cómo el hijo menor alcanzaba la gloria del circuito, festejando junto a él la anotación. “Mis papás dejaron de hacer muchas cosas para venir acá. Se decidieron de un día para otro, porque ya me habían dicho que no podrían estar. Un día antes pasé por ellos a la central de autobuses, los llevé al partido y le prometí a mi papá que le iba a dedicar un gol; afortunadamente se lo cumplí”.

Todo el trabajo de Brayan es reconocido ahora por Leandro Cufré en el Primer Equipo atlista: ha defendido nuestros colores en cinco de ocho fechas, iniciando los últimos dos como titular. “Siempre hay que tener fe en todo. Si lo trabajas y te esfuerzas al máximo, puedes lograrlo. Terminando el torneo con Sub-20,  fui a la pretemporada y dije ¿por qué no puedo ser titular en Primera? Demostré que puedo hacer bien las cosas, el Cuerpo Técnico me ha dado la confianza”.

El reflejo de todo esto llegó al minuto 96 de nuestro  cotejo ante América. El de Monterrey robó el balón en propio campo, encaró y dejó al último defensor y definió soberbio para el tercer tanto Rojinegro, su primero en el Máximo Circuito. Según cuenta, lo único que le pasó por la mente fue aprovechar la oportunidad. “Cuando intercepto el balón, recordé todo lo que he pasado. Era el mano a mano que tanto había pedido, sin pensarlo arranqué, enganché y tiré”.

Su festejo fue singular: corrió por fuera de la cancha, gritándolo con La Fiel y después con sus compañeros, mientras algunas lágrimas de alegría caían por sus mejillas. “Fue una locura. Lo festejé con la gente porque venía al estadio y sé lo que se siente estar de ese lado, y ahora lo viví en la cancha. Pensé en mi familia, en todo el apoyo que me han dado y ahora los frutos de todo eso”.

Trejo acepta que tiene buena relación con todos sus compañeros, pero distingue especialmente a Joel Pérez y Ulises Cardona, a quienes considera sus hermanos. Los objetivos del delantero son claros: “Quiero seguir por el mismo camino, y sé que puedo lograr grandes cosas con Atlas. Sinceramente, me veo jugando en Europa en unos años, siempre con los pies en la tierra y mucho trabajo”.

Nuestros colores son muy especiales para Brayan, pues los defiende en cada encuentro que porta la camiseta de La Academia. En sus palabras, el Rojinegro “significa mucho para mí. Es el equipo que hizo mi sueño realidad, y eso me quedará marcado de por vida. Me ha apoyado siempre, no lo olvidaré jamás y no lo cambiaría por nada del mundo”.

Queda mucho camino por recorrer, pero Brayan Trejo continuará reflejando la filosofía de La Furia en cada acción que dispute en la cancha, esperando que los goles sigan llegando para él y los Zorros.

Comunicación Atlas FC

INSTAGRAM