Guard1anes Rojinegros: Dr. Miguel Bonal

02 de Agosto de 2020. 1:39 pm.

En Atlas FC somos conscientes del contexto tan difícil en el que se encuentra el mundo, jugando uno de los partidos más importantes de su historia reciente. Todo el personal de salud: doctores, camilleros, enfermeras, entre otros, dejan el alma en el combate contra el COVID-19, en un esfuerzo inagotable; por ello, La Academia del Fútbol Mexicano quiere brindarles un pequeño homenaje, pues el agradecimiento no basta.

Hemos identificado a 21 jugadores de este enorme equipo de salud que, además de compartir vocación, profesan un enorme amor por el rojo y el negro. El nombre de cada uno de ellos aparecerá estampado en las camisetas de juego de nuestro encuentro contra Pumas, y, además, gracias a Banco Azteca, podrás conocer una historia cada semana en nuestras plataformas digitales.

Para esta primera entrega, elegimos al doctor Miguel Ángel Bonal Pérez, médico desde hace 25 años, y que encontró en la pediatría su verdadera vocación, en la que creció a la par de su amor por los Rojinegros.

LA MEDICINA COMO UNA FORMA DE AYUDAR

“Mi padre es médico. Yo nací en Autlán, Jalisco, y viví en Unión de Tula; crecí con la medicina, con mi papá como doctor.  Lo primero que pensé es que no quería ser médico, porque no veía a mi papá; pero después, cuando quise ser sacerdote, que me di cuenta que no era lo mío, decidí escoger la medicina como una manera de ayudar a las personas.

Desde entonces no me arrepiento de hacerlo: soy médico primero, médico pediatra después, luego me hago de terapia intensiva después, para ver a los pacientes más graves. Tengo 25 años haciendo medicina, y prácticamente 20 de pediatría”, nos contó el doctor sobre cómo se decidió tomar la medicina como su vocación.

Conforme daba pasos en su carrera como doctor, encontró su lugar a un costado de los niños: la pediatría lo atrapó y decidió no soltarla jamás. “Cuando uno está estudiando medicina, va a los hospitales y rota por los diferentes servicios. El doctor Segovia, que vino a Guadalajara después del temblor del 85, me hizo enamorarme de la medicina con los niños, porque la vivía de una manera especial, sobre todo con lo que se hace con ellos.

De ahí nació mi profesión, yo creo que también porque sigo siendo un niño (risas); los que me conocen, saben que tengo cierto grado de inmadurez que, a unos molesta, y a otros les encanta. En el mundo de los grandes, ser inmaduro es malo, pero para los niños, es magnífico”.

LUCHAR CONTRA EL CORONAVIRUS

La población mundial se encuentra en estado de alerta desde el inicio de este año debido al brote de COVID-19, que se ha esparcido a lo largo y ancho del globo con el paso de los meses. Esto ha obligado a que cada uno de nosotros tenga que resguardarse en casa y aplicar diferentes medidas y protocolos para evitar el contagio.

A decir del Dr. Bonal, hay un sector específico de personas que se ven duramente golpeadas por toda esta situación: los niños.

“Los niños son doblemente afectados, es muy importante que lo entendamos. Estamos frente a una enfermedad que, cuando aparece, nos la venden con mucho miedo: el miedo a morir, a estar en un hospital, a no volver a ver a nuestra familia. Afortunadamente, en los niños no tiene las mismas consecuencias tan frecuentes de muerte como en los adultos, pero los afecta directamente.

La otra manera en la que se ven afectados es porque se les modifica todo. Tengo pacientes que no han salido, que tienen desde el mes de abril en su casa, entonces, a un niño que no sale a jugar, a andar en bicicleta, a convivir con sus amigos en la escuela o en la calle, se le presenta la complicación de dejar de ser niño. Son víctimas del celular, de la televisión; o si se enferman los papás, se tienen que separar, y no se pueden ver.            

Los que sufren más en esta situación, son los niños. Hay depresión en ellos, igual que en los adultos, pero nosotros tenemos que salir a trabajar y ellos no pueden ir a la escuela”.

Como médico, Miguel Ángel es consciente del riesgo que representa estar en constante exposición al COVID-19 al encontrarse en un hospital, pues tanto él como sus pacientes, que no necesariamente están contagiados de coronavirus, deben tener cuidados extremos para evitar adquirir esta enfermedad.

“Repasar o entrar en un área de infección, no necesariamente tiene que ser una condición de riesgo para los pacientes, sino también para mí, entonces me tengo que cuidar muchísimo de no enfermarme, porque yo sigo viendo niños que pudieran no tener COVID; podría convertirme en un portador asintomático si no me cuido.

Se ha convertido en una gran responsabilidad; cuando esto se hace con amor, no duele; cuando se hace con el corazón, se logran milagros”.

ATLAS COMO UNA FORMA DE VIDA

Mientras cuenta su historia, Bonal lleva bien puesto su jersey Rojinegro debajo de su bata. Cuando se toca el tema de su pasión por el equipo, rápidamente descubre y presume los colores de su pasión.

“Cuando uno le va al Atlas, lo trae debajo del uniforme. Yo les digo que no somos héroes, somos como ustedes, víctimas de una enfermedad; pero cuando nos ponemos la camiseta de Atlas, nos sentimos con una responsabilidad de hacer las cosas bien, como todos los atlistas.  Es el uniforme más elegante, más hermoso y más bonito; he llegado a ir a fiestas con él puesto, porque es el único con color serio, lo puede uno traer con un buen pantalón y zapato limpio”.

Según cuenta, fue amor a primera vista. Vistió el rojo y el negro por primera vez, y los eligió para toda la vida.

“Mi papá jugaba fútbol, y me llevaba a los partidos. El primer uniforme que yo utilicé, fue el de Atlas. Desde ahí empieza, y después se dan muchas cosas. Luego empecé a meterme en el fútbol, mucha gente de mi pueblo, de El Grullo, Jalisco, como Jaime Durán.

Cuando llego a estudiar a Guadalajara, empiezo a ir al estadio, que es algo maravilloso. El fútbol se escuchaba completo: el balón, los gritos de los jugadores, el técnico… Era una experiencia maravillosa verlos jugar.

Luego me toca conocer a más gente de Atlas, a jugadores y empiezo a crecer. Vamos juntos al partido, luego se retiran y seguimos la amistad. Ahora añoramos ir al estadio, seguir soñando con ver al equipo ganar”.

AL preguntarle sobre algún recuerdo que lo haya marcado en su vida como aficionado de La Furia, llegó a la conclusión de que Atlas FC siempre tiene buenos recuerdos en la memoria de La Fiel, y eso suma a la personalidad del aficionado Rojinegro.

“Recuerdo cuando conocí a Rafa Márquez, cuando todavía no era famoso, pero lo veía jugar, y gente de fútbol que tenía a un lado me decía ‘este muchacho va a brillar’; yo creo que es el jugador del que tengo más playeras.

La otra, estar en el estadio y ver jugar a esos muchachos que estuvieron a punto de darnos un campeonato. Gritar, terminar ronco, con las ganas de verlos levantar la copa… Creímos en ellos, lo sentimos, es algo que nunca se olvida”.

RECONOCIMIENTO A SU LABOR

El doctor Miguel Ángel Bonal es uno de los 21 elegidos por La Academia del Fútbol Mexicano, para rendir un pequeño homenaje al personal de salud que, día con día, lidera la lucha contra el COVID-19 desde la primera línea de batalla. Los nombres de ellos, todos Rojinegros desde la cuna, saldrán a la cancha en las camisetas de los jugadores de La Furia en el encuentro ante Pumas, de este lunes 3 de agosto.

Al recibir la noticia, el médico no pudo evitar emocionarse. “Ufff, el que yo pueda estar en un partido de fútbol, sin cansarme, frente al marco, con un balón en os pies, metiendo un gol en el Jalisco… Maravilloso.

“Un equipo no lo hace quien mete el gol, son todos los que le ayudan a lograrlo. El mejor equipo del mundo es el que hace el mejor esfuerzo: enfermeras, camilleros, médicos, anestesiólogos, intendencia, recepción… Todos están haciendo una gran labor, y ojalá que México lo entienda”.

El doctor Bonal cerró la conversación con un mensaje para toda la afición: “Yo quisiera decirles como Rojinegro es que, en el momento más difícil, más cansado, se pueden hacer cosas maravillosas. Hoy, aunque no crean en la enfermedad, pueden salvar una vida poniéndose un cubre bocas.

Hagamos las cosas bien, con el corazón, porque a final de cuentas, así se ganan los partidos. Se gana A lo Atlas y se gana bien”.

Comunicación Atlas FC

VIDEOS RECIENTES

Ver más

AUDIOS

    Ver más

    INSTAGRAM