Guard1anes Rojinegros: Enf. Luis González

14 de Agosto de 2020. 11:19 am.

Banco Azteca nos trae una entrega más de la serie Guard1anes Rojinegros, una manera de agradecimiento por parte de Atlas FC hacia el personal de salud que nos protege en primera instancia contra la pandemia por COVID-19, y que, además, comparten una profunda pasión por nuestros colores.

En esta oportunidad, es el turno de un verdadero Rojinegro que reside fuera de la Zona Metropolitana de Guadalajara, pero muy cerca de la Perla de Occidente. El enfermero Luis Omar González Barba fue uno de los 21 elegidos por su ardua labor, pero también porque es poseedor de Pase Rojinegro y, a pesar de vivir en Los Altos de Jalisco, es un infaltable a los compromisos de La Academia del Fútbol Mexicano. Esta es su historia.

Luis Omar es enfermero en el Hospital General 21 de Tepatitlán, Jalisco, y según nos platica, ha sido su vocación desde un principio. “Desde pequeño, siempre me ha gustado atender a otras personas. Desde niño, incluso lo escribí en una carta a mi mamá, que yo quería ayudar siempre a todas las personas, y pues aquí estamos al frente de esta batalla, día a día enfrentando lo que viene”.

Como era de esperarse, estos tiempos no son color de rosa para el personal de salud, y ello ha implicado muchos esfuerzos en los sanatorios para brindar el mejor servicio. “Se ha modificado completamente la estructura del hospital, se ha modificado la atención para pacientes con problemas de vías respiratorias, para tratar de darles una atención de calidad. Desde que ingresa al hospital, se le atiende apartado de los demás, para terminar con el contagio”.

El de Tepa instó a la gente a acatar las recomendaciones y medidas preventivas, pues la labor que realizan sus colegas pueden mejorar con el apoyo de la comunidad. “Es una batalla ardua, muy difícil para todo el personal de salud, inclusive para la misma gente, pero quiero hacer una invitación a la sociedad para seguir los lineamientos de seguridad: quedarnos en casa, portar el cubrebocas en cualquier lugar público. Si no es necesario salir de casa, no hay que salir, porque nosotros que estamos al frente de esto, es muy difícil estar en el día a día, lo hacemos con mucho gusto, con amor, es nuestra profesión, pero creo que sumando todos nuestro granito de arena, pronto daremos solución a todo esto”.

Su encanto por el Rojinegro se fraguó en un momento muy específico de su niñez, que lo dejó marcado de por vida, de la mano con uno de los más grandes ídolos del atlismo en la era moderna.  “El amor a Atlas lo tengo desde pequeño, uno de los momentos que más me ha marcado es la despedida de Andrés Guardado. Yo tenía 7 años, y recuerdo que mi tío nos llevó al estadio; fue la primera vez que lo conocí, y fue muy grato llevarnos el recuerdo de la despedida del Zorro Plateado. Muy pocas personas, o casi nadie, entendería cómo vive un Rojinegro, pero es de las emociones más bonitas. Es un estilo de vida, se enchina la piel, es mucha emoción”.

Su nombre apareció en el pecho del jersey de Ignacio Malcorra en el encuentro ante Pumas, donde cada futbolista de La Furia portó con orgullo el de un trabajador de la salud. Como cereza del pastel, el argentino convirtió su primer tanto con nuestros colores en aquel partido. “Fue una alegría muy grande, estaba hasta gritando de emoción en casa. La verdad fue un gran detalle, muchísimas gracias… Hasta el gol fue de él. No me queda más que darle las gracias al club, a todas las personas que está detrás de esto, es un gran honor”.

En estos próximos días, Luis recibirá la camiseta que Malcorra le obsequió, en otro gesto ante la gigantesca labor que doctores, enfermeros, camilleros, personal administrativo y de limpieza hacen día a día para que nosotros permanezcamos a salvo de esta enfermedad que nos golpea.

Comunicación Atlas FC

VIDEOS RECIENTES

Ver más

AUDIOS

    Ver más

    INSTAGRAM